jueves, 11 de octubre de 2012

Discurso del Sr. Fabian Picardo en la ONU

Este es el gran discurso del Ministro Principal de Gibraltar Sr. Fabian Picardo en el Comité Especial de los 24 el 10 de octubre de 2012 en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Tras este discurso España respondió con colas de mas de cuatro horas para salir de Gibraltar. Los países se retratan por sus acciones y la relaciones con sus vecinos. España no solo es un mal vecino sino que muerde la mano que le da de comer al Campo de Gibraltar. 

Sr. Presidente,

El año pasado me dirigí a usted como Líder de la Oposición de Gibraltar.
Este año, me dirijo a usted por primera vez como Ministro Principal de Gibraltar, tras las elecciones de diciembre, en las que fue devuelto al poder el Partido Socialista Laboral que actualmente lidero. Me acompaña el Vice Ministro Principal, Dr. Garcia, líder del Partido Liberal, con el cual gobernamos en coalición.

En junio me dirigí al Comité Especial de los 24 y podrá usted leer el informe de lo que dije allí.

Hace dos semanas el Primer Ministro de España dijo en la Asamblea General que iba a ser “directo y claro” en su mensaje al Reino Unido y que intentaría reanudar las negociaciones bilaterales sobre la soberanía de nuestro Peñón de Gibraltar. Este proceso bilateral al que el Sr. Rajoy hace un llamamiento ignora por completo la voluntad del Pueblo de Gibraltar y alude solo a que nuestros ‘intereses’ se tomen en cuenta.

Sr. Presidente, creo que es mi deber ser igual de ‘claro y directo’ en mi respuesta al Sr. Rajoy, en el mensaje del Pueblo de Gibraltar a este comité y a través de él al mundo entero.

El Reino Unido ha dicho en repetidas ocasiones que JAMÁS entrará en un convenio en el que Gibraltar pase bajo la soberanía de otro estado en contra de la voluntad del pueblo. Más aun, el Reino Unido ha manifestado repetidamente bajo sucesivos gobiernos que ni siquiera entrará en un proceso de negociaciones de soberanía con el cual Gibraltar no esté de acuerdo. Esto le otorga un veto muy importante al Pueblo de Gibraltar en la reanudación de negociaciones bilaterales.


Armados con este veto, el Pueblo de Gibraltar también ha afirmado repetidamente bajo sucesivas administraciones que jamás permitiremos negociaciones bilaterales sobre la soberanía de Gibraltar entre el Reino Unido y España. En resumidas cuentas, no habrá un regreso a las negociaciones bilaterales que el Sr. Rajoy anhela.

Es más, seré tan directo y claro en mi respuesta de hoy como lo fue hace dos semanas el Sr. Rajoy al plantear este asunto: la Soberanía de Gibraltar es un tema bilateral entre el Pueblo de Gibraltar y la corona británica.

Nadie más tiene el derecho de participar en decisiones sobre la soberanía de Gibraltar. El Pueblo de Gibraltar posee un derecho incondicional y libre a la autodeterminación, a pesar de la reivindicación de soberanía por parte de España. Por eso, deje que sea muy directo y claro, Sr. Presidente: el Pueblo de Gibraltar nunca permitirá transgresiones sobre nuestro territorio (sea tierra o mar) o cualquier restricción de nuestro derecho inalienable de decidir el futuro de nuestra tierra.

¡Y pese a esto, las primeras palabras del ministro de asuntos exteriores del Reino de España tras su nombramiento en diciembre fue de proclamar que nuestra tierra era española, en una terminología con reminiscencia a los años sesenta!

Dado el desafío que afronta España actualmente, creo que es justo citar a Su Majestad, el Rey Juan Carlos de España cuando dijo hace varias semanas que en su opinión no era el tiempo para los políticos en España de perseguir sueños imposibles o como el mismo dijo: ‘quimeras’. ¡Este es un consejo que sus ministros deberían seguir!

Entienda usted, Sr. Presidente, que cualquier intento de seguir con el propósito de conseguir la soberanía en parte o total de Gibraltar está condenado a fracasar una y otra vez. La única manera para este comité de proceder con la descolonización de Gibraltar es de eliminarnos de la lista de territorios no autonómicos. Deberían hacerlo basado en la relación constitucional que gozamos con el Reino Unido, que acata con las condiciones de la Resolución de la Asamblea General 2625 del 24 de octubre de 1970, en la que una cuarta opción para la descolonización está reconocida y establece que: ‘la adquisición de cualquier otra condición política, siempre que haya sido decidida libremente por un pueblo, también puede considerarse como una forma de ejercer el derecho de libre determinación por parte de dicho pueblo’.

El Pueblo de Gibraltar aprobó y aceptó libremente la actual Constitución en un referéndum que el Reino Unido definió como un acto de autodeterminación y la cual expone que el derecho a la autodeterminación es un derecho fundamental.

Sin embargo, si esta relación constitucional no es suficiente para que Gibraltar sea suprimida de la lista, esperamos que se nos informe de cómo la actual constitución no reúne las características del máximo nivel de autogobierno corto de la independencia, para que podamos abordar el asunto directamente con el reino Unido. Porque esa es la única vía abierta para la descolonización de Gibraltar.

Es más Sr. Presidente, este comité no debería olvidar que hace ya más de 45 años que el Pueblo de Gibraltar votó en masa en un referéndum para permanecer británicos. Hace 45 años que el primer Ministro Principal de Gibraltar, el ilustre Sir Joshua Hassan, vino a este comité para afirmar el derecho del Pueblo de Gibraltar de determinar su futuro.

Esta es la vigésima intervención de un Ministro principal de Gibraltar sobre la labor de este comité desde que el ilustre Sr. Joe Bossano empezó a dirigirse a sus excelencias en el asunto de nuestra descolonización.

Hace ya una década desde que votáramos en un segundo referéndum para rechazar en masa la soberanía compartida entre el Reino Unido y España.

Seis años han pasado desde que entrara en vigor una nueva constitución que delega casi todos los poderes posibles exclusivamente al gobierno elegido por el Pueblo de Gibraltar.

La única razón para no continuar con nuestra descolonización sobre esta base es la reclamación continua sobre nuestra patria por parte de España, y sus esfuerzos por colonizarnos. Pero Gibraltar JAMÁS será español. ¿Por qué continua el Gobierno de España de perseguir este sueño imposible o ‘quimera’?

¿Es que no hay otros temas menos esotéricos que el Sr. Rajoy podría haber escogido para tratar en un evento tan importante como su primer discurso a la Asamblea General?
La realidad es que solo hay una propuesta fiable y viable para que una España moderna adopte en relación a Gibraltar en el siglo veintiuno, y esa es que España debe renunciar a su reclamación sobre nuestra tierra. Deben de saber que de mientras que no lo hagan seguirán exponiéndose a hacer el ridículo, no solo por perseguir lo imposible, sino por también comportarse de forma inmoral al tratar de quitarnos nuestra tierra en contra de nuestra voluntad.

Es más, al tratar de quitarnos nuestra tierra en contra de nuestra voluntad, España aparenta ser un personaje parecido al Doctor Jekyll y Sr. Hyde. El Doctor Jekyll español predica la libertad y la democracia al mundo mientras que el Sr. Hyde ocupa su tiempo denegándole a los gibraltareños el derecho de ni tan siquiera tener una opinión sobre el futuro de nuestra tierra; aceptando de considerar nuestros ‘intereses’ pero no nuestra ‘voluntad’.

España ha malgastado demasiado tiempo en esta cuestión y tiene que madurar y seguir adelante para abordar los desafíos a los que se enfrenta. Pero sea cual sea la posición que España decida adoptar, seré una vez más directo y claro: el Pueblo de Gibraltar permanecerá inamovible como nuestro Peñón, firme e inquebrantable en su compromiso a permanecer bajo la corona británica en perpetuidad.

Sr. Presidente, hace ya 299 años desde que bajo el Tratado de Utrecht España aceptara a ceder la soberanía de Gibraltar al Reino Unido y 308 años de soberanía británica ininterrumpida sobre Gibraltar. Ese tratado del siglo dieciocho está claramente caducado y ha sido anulado por tratados y convenciones internacionales posteriores, en particular los principios preponderantes de la carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de descolonización.

Si alguien duda si el Tratado de Utrecht ha sido supeditado por la carta de las Naciones Unidas y la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, debe consultar el Articulo 103 de la carta de las Naciones Unidas que dicta específicamente que en el evento que haya un conflicto entre las obligaciones de los miembros de las Naciones Unidas bajo la carta y sus obligaciones bajo cualquier otro acuerdo internacional, sus obligaciones bajo la carta deberá prevalecer. En esas circunstancias, las incursiones constantes de España en aguas territoriales británicas que rodean Gibraltar no tienen defensa legítima aplicando el argumento absurdo de que el Tratado de Utrecht no le otorgó al Reino Unido aguas que no fueran aquellas que formaban parte del puerto en 1713. Hay demasiados argumentos para contrarrestar esa manifiestamente indefensible posición como para exponerlos aquí.

Estas incursiones son actos de agresión constantes en los que un supuesto aliado de la OTAN y socio de la UE invade las aguas territoriales de otro. Las incursiones han sido constantes desde hace ya varios años y están reflejadas en los discursos de mis predecesores, en particular los recientes discursos del Ilustre Sr. Peter Caruana, y por suerte ninguna de estas incursiones se han saldado con heridos a día de hoy, pero el riesgo de heridos es real con cada día que continúan.

La realidad es que cualquier análisis legal detallado y objetivo del estatus de las aguas alrededor de Gibraltar demuestran que son indiscutiblemente británicas. Incluyen las 3 millas que se reivindican a día de hoy, las 12 millas que se pueden reivindicar en cualquier momento y hasta la zona económica exclusiva, hasta pertinentes líneas medias en acorde con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM)

Lo que más llama la atención, Sr. Presidente, es que España aceptó esto durante muchos años.

Históricamente, la Bahía de Gibraltar ha estado dividida por medio en acorde con las reglas de las línea medias y las aguas al este del Peñón se extienden 3 millas y se reserva el derecho a reclamar 12 millas bajo CDM. Al sur, el Estrecho de Gibraltar delimita las aguas territoriales de España, Marruecos y Gibraltar.

Por supuesto, adjunto a mi discurso se encuentran copias del mapa que fue publicado el 16 de mayo de 1967 por el Gobierno de España, que refleja la aceptación de estos limites en la Bahía de Gibraltar respecto al espacio aéreo y aguas territoriales e incluso incluye las coordinadas de estos limites.

Fuente: Hemeroteca de ABC, 16 de marzo 1967, página 63

¿Como puede ser que el gobierno moderno de España pueda a día de hoy ir mas lejos que el gobierno fascista del General Franco en sus reivindicaciones ilegales de control sobre nuestras aguas territoriales, en contradicción a las directrices establecidas por CDM, las cuales España ha firmado?

Bueno, Sr. Presidente, a pesar de estas acciones intolerables por parte del Gobierno de España, el Pueblo de Gibraltar desea tener una relación positiva con el Gobierno y el Pueblo del Reino de España. Al igual que el Reino Unido, seguimos comprometidos al proceso de dialogo trilateral establecido en su día y al que suelen referirse el Reino Unido y España en la resolución anual del consenso todos los años desde su inicio.
¿Como puede España abandonar el proceso de dialogo trilateral habiendo firmado y aceptado su creación?

¿Es esta la manera en la que España afronta sus obligaciones internacionales?
Firma algo hoy y lo abandona mañana, como pretende hacer con CDM y el proceso de dialogo trilateral. Esta actitud es también aplicable a su posición histórica de reconocimiento de nuestras aguas territoriales.

¿Como puede creer el Reino de España que es mejor no hablar con el Pueblo de Gibraltar en el marco establecido para este propósito en colaboración con los gobiernos del Reino Unido y Gibraltar?

Hace veinte años, su Excelencia el Rey Juan Carlos de España, afirmó en la Asamblea General que en el tema de la reclamación de su país sobre Gibraltar, buscaba ‘una solución consistente con los tiempos en que vivimos’. Pero ahora su gobierno le da la espalda al proceso de dialogo trilateral que fundó y que sigue siendo el único proceso consistente con nuestros derechos como pueblo y con los tiempos en los que vivimos.

El Pueblo de Gibraltar sigue buscando buenas relaciones y cooperación mutua con el Gobierno y Pueblo de España, pero no vemos ningún deseo del Gobierno de España de tener buenas relaciones con nosotros. Mientras que expresamos nuestra solidaridad con el Pueblo de España dada su precaria situación económica y esperamos que vuelvan a ser un pueblo prospero de nuevo, lo único que percibimos del Gobierno de España es un intento de destruir nuestra economía de cualquier forma y a todos los niveles. Sea el suministro de servicios o de mercancía a Gibraltar, hay un intento constante de obstaculizar el progreso y prosperidad de Gibraltar.

Y esto a pesar que más de 7.000 trabajadores fronterizos que viven en España y trabajan en Gibraltar se benefician de la actividad económica generada por Gibraltar. La realidad es que podríamos hacer mucho más para desarrollar Gibraltar y su entorno si se pudiera establecer un nivel de cooperación significativo con España. Podríamos crear miles de empleos más en Gibraltar y en los pueblos vecinos españoles. Podríamos transformar las vidas de la gente que vive alrededor de Gibraltar para bien.

Estas son las oportunidades reales que invito al Gobierno de España que explore con mi gobierno en buena fe para mejorar la vida de mucha gente a ambos lados de la frontera internacional que nos divide. Sigo esperanzado de esta cooperación y dispuesto a participar en ella, trabajando para dejar la beligerancia histórica detrás donde pertenece.

Pero la dura y triste realidad es que la actitud del Gobierno de España cuando nos amenaza en los comunicados de prensa de sus ministros y dirigentes y ataca nuestra economía constantemente, parece ser poco mas que un desarrollo poco sofisticado de la actitud del General Franco en los años sesenta que pensaba que Gibraltar ‘caería como una fruta madura’ tras el cierre de la frontera entre nuestras naciones.

Es más, el Gobierno del General Franco cayó, la democracia llegó a España, ha habido cinco gobiernos diferentes en ese país y Gibraltar sigue, tan inquebrantable y tan inmaduro como siempre. El urdimbre de tiempo de España debe finalizar. España debe renunciar a su reclamación si quiere que se la tome en serio en un mundo moderno.

Y debemos de ser tachados de la lista de naciones no autónomas o que se nos informe como nuestra constitución actual no requiere los requisitos necesarios de autogobierno corto de ser independientes.

Sr. Presidente, desde 1946 los gibraltareños hemos sido aceptados a las Naciones Unidas por virtud del Articulo 73 como un pueblo por derecho propio. Esta tierra en la cual habláis en vuestras resoluciones de consenso es nuestra tierra y nadie nos la va quitar. Y el mundo debe saber que el Pueblo de Gibraltar está aquí para proclamar que somos los dueños de nuestro futuro y nuestra patria en asociación con la Corona Británica. No hay más que hablar.

Gracias Sr. Presidente por esta primera oportunidad de dirigirme a usted como el líder electo del Pueblo de Gibraltar.

GBC: Fabian Picardo addresses UN's Fourth Committee